Etiquetas

, , , , ,

El pasado 8 de marzo tuvimos oportunidad de asistir a la puesta de largo Tweets & Jobs, el evento de networking sobre social media, empleo y desarrollo profesional lanzado por Infoempleo con el objetivo de convertirse en un punto de encuentro ineludible para profesionales, usuarios de las redes sociales, medios y bloggers. En esta primera cita, Sebas Muriel (VP Corporate Affarirs) y Justyna Adamczyk (responsable de RRHH) compartieron con el público asistente cómo se trabaja en Tuenti, una empresa que se caracteriza por su compromiso firme con el desarrollo del talento y  que puede presumir de una mínima tasa de rotación (ver vídeo).

Pocos días después la revista Fortune publicaba “Inside Facebook”, un artículo en el que Miguel Helft y Jessi Hempel desentrañan los entresijos de una compañía que persigue hacer del mundo un lugar más abierto y conectado. Al comparar el funcionamiento interno de ambas organizaciones, es evidente que gran parte de su éxito se fundamenta en una cultura corporativa que les ha permitido crecer sin perder un ápice de su espíritu emprendedor.

Una filosofía que se puede resumir en los siguientes puntos:

Done is better than perfect. Apuesta decidida por una mejora continua que les lleva a lanzar nuevos productos antes de perfeccionarlos, favoreciendo que sean los propios usuarios quienes terminen de darles forma (algo que también hacen empresas como Google y Zynga).

Corazón de startup. Eliminar el ruido y la burocracia, dejando únicamente aquello que aporta valor (Mark Zuckerberg está obsesionado con que el crecimiento de FB no sea a costa de su capacidad de reinvención).

Hacer en tres clicks lo que antes requería 10. Otra de las preocupaciones de Zuckerberg es la búsqueda de la eficiencia, pilar fundamental del nuevo management para un nuevo tipo de compañías que defiende el creador de FB.

Independencia y creatividad. En Tuenti cada integrante del equipo es animado a aportar su propio punto de vista para solucionar los problemas, y las mejores ideas se convierten en productos, vengan de donde vengan (Sebas Muriel lo define como “todos somos CEO’s dentro de nuestra área de actividad”).

Empowerment. ¿Cómo liderar en una compañía que aspira a ser plana? Los directivos adoptan el papel de coachs, generando buen clima y facilitando a sus colaboradores herramientas que les permitan liberar todo su potencial.

“Tuentiness”. Un paso más allá del compromiso, los equipos experimentan una enfermedad contagiosa que los hace trabajar en pos de los objetivos fijados sin reparar en horarios u otras limitaciones.

Podría decirse que FB es una organización atípica y ejemplar que huye de jerarquías y deja mucho poder en manos de sus empleados, pero también es una empresa en la que su líder es reverenciado con un fervor casi religioso (‘Cult Of Zuck’ lo llaman algunos). De hecho, a excepción del propio Zuckerberg y de Sheryl Sandberg, COO desde 2008,  los empleados son “invitados” a adoptar un perfil bajo.

Dos embajadores muy distintos (uno por obligación, la otra por vocación), que han potenciado su marca personal en los últimos años hasta consolidarse como dos de los players más influyentes en el mundo de los negocios. Zuckerberg ha pasado en poco tiempo de “niño CEO”,  joven y arrogante, a líder global. Una evolución que fue posible, como señala Fast Company, porque hizo de su propio desarrollo como líder una prioridad para el crecimiento de la organización.

vía  | GateKeeper.

Anuncios