Etiquetas

, ,

Todos sabemos que un sitio web lento, lleno de enlaces, colores y anuncios no es una buena cosa, ni desde el punto de vista de la estética ni para la navegación. Por ejemplo, una de las cosas que siempre sugiere Google es que disminuyamos el tiempo necesario para cargar nuestro sitio ya que consideran que la velocidad con la cual se carga una web es esencial para las experiencias positivas de los usuarios.

Sin embargo, todo este conocimiento se manejaba a nivel informático; ahora neurocientíficos nos alertan de la importancia de la velocidad y de la usabilidad de los sitios web.

Un estudio patrocinado por Computer Associates y conducido por Foviance, afirma que los sitios web que demandan de una gran concentración por parte de los usuarios aumentan su nivel de estrés.

El estudio en cuestión mostró diferencias sustanciales en los movimientos de los músculos faciales y de los ojos así como el comportamiento de las personas cuando estas se enfrentaban a un sitio mal diseñado. Así, se observó que cuando un sitio no tiene un diseño adecuado, las personas deben concentrarse el doble para poder navegar en él y esto aumenta su novel de excitación y estrés, en comparación con sitios web adecuadamente diseñados.

Esta investigación utilizó una combinación de EEG, eye-tracking y otras medidas biométricas para evaluar cómo las personas respondían ante los sitios web. Así, se observó que los sitios web de carga lenta y con funcionalidades muy pobres y mal diseñados provocan elevados sentimientos de frustración en los usuarios.

Y es que en la mayoría de los sitios, la búsqueda de información y la navegación son características esenciales por lo que es importante que las páginas web sean funcionales, permitiéndonos encontrar los productos o informaciones que deseamos de manera rápida o en su defecto, que nos sugieran otros productos o informaciones que pueden ser de nuestro interés. Cuando la navegación y la búsqueda en los sitios web se hacen demasiado complejas, las personas experimentan una frustración creciente que desemboca en un elevado nivel de estrés, al menos momentáneo.

Los investigadores concluyen que si las empresas desean atraer clientes, deben disminuir el estrés que provocan sus sitios, maximizando así la posibilidad de que estos regresen nuevamente a la web. No obstante, vale aclarar que la muestra fue relativamente pequeña, tan solo 13 personas con edades comprendidas entre los 22 y los 42 años.

Así, quizás va siendo hora de repensarnos los estilos de algunos blogs 😉

Fuente:
It’s official – Web stress is bad for Business

vía Gracia Sánchez.

Anuncios