Etiquetas

, , ,

Hace ya meses que registraste tu perfil de empresa en las principales redes sociales, al principio te gustaba entrar e ibas observando día a día la evolución de tus seguidores. Te hacía ilusión cada vez que te llegaba un correo que decía “Fulanito te está siguiendo en Twitter” o “A Menganito le gusta…” Pensabas: “esto va viento en popa”, voy a tener una gran comunidad online en un abrir y cerrar de ojos, mi reputación online va a subir como la espuma… Pero con el tiempo, te sentiste desilusionado, porque pudiste ver con tristeza que tu perfil se secaba, como te sucede todas las plantas que pones en el balcón. Si te dedicas únicamente a contemplar tu time line y no tomas parte activa, nunca conseguirás tener presencia en social media. Asúmelo de una vez: “El contenido es el rey”

Sé original, diferénciate de tus semejantes. Aporta información de interés para tu público objetivo, capta su atención con tu mensaje. Seguro que hay muchos temas relacionados con tu sector que no se te ha ocurrido utilizar, siempre recurres a lo mismo. Por ejemplo, todos sabemos que en ecommerce es muy importante hacer llamadas a la acción utilizando botones grandes; pero a lo mejor no se le da tanta importancia al hecho de que existe una alta probabilidad de fidelizar al cliente, si simplemente le das las gracias por su compra una vez ha recibido el pedido. Podrías utilizar este tema para crear un interesante post en tu blog.

No les aburras hablando de ti. Créeme, para tus usuarios no eres nada importante, solo les interesa que les aportes algo beneficioso para ellos. Sin embargo, eres consciente de que también tienes que venderte; así que muéstrale tus productos de modo ameno, con gracia, sin que suene a comercial puro y duro. No es lo mismo publicar un twitt de una alianza de diamantes diciendo “Anillos de compromiso para novios, conoce nuestro catálogo” que si les dices “Porque vuestro amor también es para siempre…”

Utiliza el pensamiento lateral, aporta una visión distinta de las cosas.Seguro que tu audiencia está harta de leer que las redes sociales tienen un algo grado de aceptación entre la sociedad española. Dale una vuelta a la tortilla y crea una infografía, muestra gráficamente esa misma información. Enriquécela con porcentajes sobre las distintas redes sociales y algún que otro dato de valor añadido y voilà, ya tienes un nuevo plato listo para servir.

Crea contenido distinto, a la vez que relevante. Tienes que despertar la curiosidad de tu público objetivo. Huye de los soportes convencionales, no recorras una y otra vez el camino ya trazado. Sorprende con vídeos sobre usos distintos de tu producto, seguro que a nadie se le había ocurrido fundir el queso para untar hasta que lo vieron en la tele; crea una aplicación en Facebook para dar a conocer las bondades de un destino turístico, convoca un concurso en Twitter para elegir el nombre de vuestro próximo modelo de vehículo… cualquier soporte se presta a infinidad de posibilidades, descúbrelas.

Fomenta la viralidad, comparte tu contenido en todas las plataformas posibles. Comienza por tu propia web, sigue con las redes sociales y haz todo lo que esté a tu alcance para conseguir que blogs de tu interés se hagan eco de tu información. De este modo amplificarás el alcance de tu contenido, crecerá tu comunidad y hará que se expanda tu reputación online.

Por último, anima a tu audiencia a que comparta tu contenido, hazles partícipes de su importancia y pídeles que colaboren con sus comentarios. Desde aquí, te invito a que prediques con el ejemplo y dejes aquí tu opinión sobre este post.

Carmen Santo vía – Puro Marketing.

Anuncios