Etiquetas

, , , , ,

Eres el responsable de gestionar el recién creado perfil de tu empresa en Twitter, ya posees algunas nociones sobre socialmedia, pero te falta la tan necesaria experiencia… Quieres ser activo, pero temes no saber hacerlo correctamente, parecer inexperto… en definitiva: parecer un novato. Si quieres que tu andadura por la red social del estornino resulte satisfactoria, ten en cuenta los siguientes puntos principales:

Define claramente tus objetivos. El primer paso es plantearte seriamente cuáles van a ser tus objetivos, tanto cuantitativos como cualitativos, responde a la pregunta ¿por qué estás en Twitter? razónala, no te sirve aquello de “Estamos en Twitter porque hay que estar, todo el mundo lo hace…” ¿qué es lo que pretendes conseguir? ¿cuál va a ser la postura que adoptes? si no tienes una razón de ser, mejor ni lo intentes….

En función de estos objetivos se plantea una estrategia concreta, que incluye el enfoque del perfil social, tono de la conversación, tipo de mensajes a comunicar y el modo de actuar ante cada situación. Nunca será lo mismo utilizar el perfil de Twitter como herramienta de atención al cliente, que como medio para mejorar la reputación online o con fines promocionales.

Desarrolla una personalidad propia. Ya has definido la imagen que quieres transmitir, ahora tienes que plantearte cómo vas a hacerlo, cuáles son las características que te definen en Twitter, cómo vas a mostrarte a tu comunidad y qué tipo de actuaciones vas a llevar a cabo. No copies a ciegas lo que hagan los demás, puede que les funcione a ellos, pero no sabes cómo te va a funcionar a ti, y lo que es peor, serás “otro más”, sin un carácter definido, que no aporta nada nuevo… por esta vía nunca conseguirás llegar a ser nadie en redes sociales.

Optimiza tu tiempo en Twitter. Este apartado es muy importante, dado que el bien más valioso que posees es tu tiempo, no lo desperdicies en tareas innecesarias. Establece un protocolo de trabajo que incluya por orden de prioridad las tareas de monitorización, gestión de menciones y respuestas, seguimiento de followers y publicación de contenido. Inicia un periodo de prueba y adapta este protocolo hasta conseguir el más idóneo, te será de gran ayuda día a día.

No comiences la casa por el tejado. El mundo no se hizo en un día, así que ten paciencia, ve con paso firme pero decidido y medita cada paso. En principio es normal que los twitteros no te presten mucha atención, por ello, dedícate a escuchar, pon atención a lo que se mueve en el sector y especialmente a los líderes; en este punto la monitorización eficaz es imprescindible, utiliza las herramientas apropiadas. No tienen que necesariamente tu competencia, hay muchos influencers, bloggers y twitteros especialmente activos de los que puedes aprender mucho y con los que conviene llevarte bien. Estaría bien que comenzaras por seguirles, retwittearas algún contenido relevante e incluso que te decidieras a interactuar con ellos; son los primeros pasos para abrirte camino en Twitter. Si te lanzaras el primer día a twittear a diestro y siniestro lo normal es que obtuvieras poco feedback, si todavía no te conocen, ¿cómo esperas que interactúen contigo?

No colecciones followers en Twitter, crea una comunidad. Apuesta por la calidad, tener gran cantidad de followers inactivos o no interesados en tu sector no te va a servir de nada: no interactuarán contigo, ni hablarán de ti, todavía habrá menos posibilidades de que retwiteen o te recomienden ¿para qué los quieres entonces?

Cuida el contenido que comuniques. Aporta calidad, escoge un contenido que realmente enriquezca el timeline de tus followers. Evita sobretodo los comentarios superfluos, a nadie le interesa saber qué estás desayunando o por qué te toca hacer cola en el banco; ten por seguro que tus followers tienen información más importante que leer y este tipo de mensajes únicamente provocan saturación y descontento.

Cuando te sientas preparado para tomar la iniciativa y lanzarte a twittear, abre una puerta a la conversación, haz propuestas que inviten a participar. No es necesario que utilices los 140 caracteres de los twitts, al contrario, no se recomienda, sino que se practica el “menos es más”: comunicar lo máximo con el mínimo número de palabras. De este modo se incentivo la respuesta y se favorece el retwitt. Puedes ayudarte para ello formulando una pregunta, o comenzando una frase y animando a los usuarios a terminarla… Utiliza temas interesantes para tu audiencia, no centres tu discurso en la promoción de tu empresa ni sus productos, recuerda que las redes sociales son un canal de comunicación, no un medio publicitario.

Responde siempre a las menciones, pero de forma personalizada, no parezcas un robot y sobretodo ten presente que las redes sociales se caracterizan por la inmediatez, si respondes 3 días después a una mención o pregunta en Twitter transmitirás imagen de poca profesionalidad y falta de seriedad.

Que tus respuestas tengan una mezcla de creatividad, personalización, valor añadido, promoción y un toque de humor, con esto generarás cierto clima de acercamiento, paso previo a establecer cierta interactividad, que si sabes mantenerla y crear nuevas conexiones, tu comunidad irá creciendo y consolidándose.

¿Te consideras un buen twittero? ¿cómo gestionas tu perfil? ¿qué tipo de estrategia te funciona?

20-03-2012 (08:10:01) por Carmen Santo
vía – Puro Marketing.

Anuncios